La Abadía de las Santas Flora y Lucilla: un tesoro cerca de Poggio del Drago

La Badia delle Sante Flora e Lucilla - Die Abtei der Heiligen Flora und Lucilla - la Badia de las Santas Flora y Lucilla - The Abbey of Saints Flora and Lucilla

¿Busca un destino para su próximo viaje cultural? Arezzo, en el corazón de la Toscana, esconde tesoros inesperados entre sus murallas históricas. Eh, ¡no se desplace hacia abajo ahora! Le prometo que ésta no será su aburrida guía de viajes habitual. En lugar de eso, te llevaré en un viaje lleno de anécdotas, arte y puede que unas cuantas risas. ¿Ha oído hablar alguna vez de la Abadía de las Santas Flora y Lucilla? ¿No? Pues siga leyendo. Le esperan un antiguo monasterio, historias de santos, reconstrucciones góticas y obras de arte de maestros renacentistas. Y todo a pocos minutos del Bed and Breakfast Poggio del Drago, su refugio en la campiña toscana. Interesante, ¿verdad? ¡Siga leyendo!

La Abadía de las Santas Flora y Lucilla: los orígenes

Orígenes y traslados

La Abadía de las Santas Flora y Lucilla tiene orígenes antiguos. Alberga las reliquias de las Santas Flora y Lucilla, traídas a Arezzo en el siglo IX. Posteriormente, en 1196, el Ayuntamiento de Arezzo decidió destruir el monasterio anterior, situado cerca de Olmo, y ordenó a los monjes que se trasladaran dentro de las murallas a una nueva zona.

Construcción y modernización

La construcción de una iglesia de estilo gótico comenzó hacia 1278. En 1315, también se reconstruyó el monasterio. Pero las sorpresas no acaban aquí. En el siglo XV, a partir de 1440, comenzaron las obras de modernización, que culminaron en 1489 con la construcción del claustro diseñado por Giuliano da Maiano.

Las bellezas de la Badia

La fachada

La fachada de la Badia es una lección de historia en piedra, que muestra las dos fases principales de construcción: una parte gótica a la derecha y la ampliación de finales del siglo XVI a la izquierda. Así pues, ¡una auténtica joya arquitectónica!

El interior

El interior es una obra maestra del diseño, entre los logros más importantes de la época de Cosme I. Salas únicas, capillas comunicantes, bóvedas de crucería y de cañón, cada elemento es un tesoro por descubrir. En definitiva, un excelente ejemplo del arte renacentista.

Objetos de arte

En el interior de la Abadía, encontrarás obras como el fresco de San Lorenzo de Bartolomeo della Gatta, la Cruz pintada de Segna di Bonaventura y el lienzo de la Cúpula fingida de Andrea Pozzo. O sea, ¡un museo de arte en una iglesia!

Poggio del Drago: su refugio cerca de la Abadía

.
Te gustaría explorar estas maravillas históricas? Poggio del Drago, ubicado en una antigua granja de piedra, es tu refugio perfecto en la campiña toscana. A poca distancia de la ciudad de Arezzo, le ofrece una cálida bienvenida y la oportunidad de disfrutar de la belleza natural y artística de la región. ¡Un ambiente auténtico le espera para una estancia inolvidable!

La Abadía de las Santas Flora y Lucilla: una parada ineludible

.
Entonces, ¿estás listo para un viaje entre las bellezas históricas y artísticas de Arezzo? La Badia delle Sante Flora e Lucilla le abre las puertas a un mundo lleno de historias, obras de arte y magnífica arquitectura. Y Poggio del Drago, su refugio en la campiña toscana, es el punto de partida ideal para esta aventura. No pierda la oportunidad de descubrir uno de los tesoros ocultos de Arezzo. ¡Reserve ya su visita!

Tempo di lettura: 3 min.

Info: