Basílica de San Francisco en Arezzo: un tesoro para la ciudad.