La Abadía de las Santas Flora y Lucilla: un tesoro cerca de Poggio del Drago