La basílica de San Domenico de Arezzo: un tesoro histórico y artístico